Los grandes desacuerdos políticos en las primarias de Conchalí

Mañana domingo 20 de diciembre ser realizaran primarias convencionales (sin la participación del SERVEL). entre la DC, el PS y el PPD.

0
355

Unidad Constituyente es el pacto que realizará a nivel nacional las denominadas primarias ciudadanas, las cuales pretenden llevar a un solo candidato de la oposición contra la derecha.

El gran problema de estas primarias, es que no contarán con la participación del Servicio Nacional Electoral (SERVEL), por lo que serán de exclusiva responsabilidad de los partidos firmantes de este pacto, lo que reduce la participación considerablemente del total del electorado.

Otro factor importante a considerar, es la exclusión de tres partidos del pacto en la comuna: El partido Progresista, Radicales y Ciudadanos. Esto hace que la competencia se centre en los candidatos que ya ocupan un escaño en el consejo: María Guajardo (PS), Alejandro Vargas (DC) y Carlos Sottolichio (PS), quién ya había ocupado el puesto en disputa por alrededor de 16 años en total.

Comunistas, Frente amplio, e independientes de izquierda son quienes, eventualmente, se verán más afectados ante este acuerdo, pues tendrán que pasar directamente a la papeleta del 11 de abril del ya cercano 2021. Todo esto, sin contar con el gran riesgo para la izquierda a nivel país, han dejado estas divisiones; pues la probabilidad de que el oficialismo se quede con la mayoría de los escaños comunales, logra ser ciertamente mayor.

Como conclusión, es importante analizar con detención las palabras del propio comunicado del bloque que enfrenta las primarias, que invita explícitamente a «dejar de lado los personalismos e identificar correctamente al adversario», que bien parece ser un enunciado muy asertivo, en la practica está dejando mucho que desear a los ojos del electorado.

OIGA… PERO ¿Y DE LA VEGA?

En resumidas cuentas, es fácil presagiar el juego que está brindando el actual alcalde de Conchalí, quien ha apelado a cada error de la izquierda como estos mismos desacuerdos para sacarle ventaja al bloque y tratar de presentarse nuevamente como una carta independiente y libre de los problemas que aquejan a la política. Táctica que a grandes rasgos parece adecuada, aún sabiendo que a nivel interno del municipio y a voz de la ciudadanía, ha consolidado una gran impopularidad en estos 4 años de gestión.